Restauración y tratamiento «antigraffitis» para el Cid

El monumento del Mío Cid fue donado por Anna Hyatt tras la Exposición Iberoamericana de 1929

El monumento del Mío Cid fue donado por Anna Hyatt tras la Exposición Iberoamericana de 1929

Sevilla- La Gerencia Municipal de Urbanismo anunció ayer que «restaurará la estatua del Cid, que representa a Rodrigo Díaz de Vivar a caballo, y que se encuentra situada en la confluencia de la Avenidas Carlos V con Menéndez y Pelayo y con la Avenida del Cid». Según el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, «con esta actuación pretendemos optimizar el estado general del monumento, que actualmente presenta problemas de conservación como consecuencia de la contaminación ambiental y sobre la que durante décadas no se ha intervenido». El proyecto incluye «un tratamiento específico para los distintos materiales en que está hecho el monumento: bronce, en el caso de la escultura, y piedra en el del pedestal sobre el que está colocada la estatua. En ambos casos, se realizará una limpieza adecuada de todas las superficies, además de la protección y consolidación de ambas». En lo que respecta al pedestal de piedra, se eliminarán, además, las juntas alteradas y se reintegrarán los volúmenes, según especificó el Consistorio. La intervención recoge, asimismo, «la aplicación de un tratamiento antigrafittis». Durante el mes de septiembre está previsto que la Gerencia de Urbanismo adjudique los trabajos, a los que han optado tres empresas restauradoras. Las obras tendrán una duración aproximada de cuatro meses y contarán con un presupuesto de 40.120 euros. El Ayuntamiento señaló que «el monumento al Cid constituye una de las obras más emblemáticas de la ciudad y de su autora, la escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington, que la regaló a Sevilla con motivo de la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929». Los datos de Lipasam recogen que el pasado año la empresa municipal invirtió unas 4.166 horas en la limpieza de pintadas sólo en las fachadas, interviniendo en más de 180.000 metros cuadrados para retirar pintadas, carteles y otros materiales adhesivos no autorizados. La zona de la ciudad donde más se intervino fue Triana. La ordenanza de limpieza pública y gestión de residuos urbanos regula este tipo de infracciones. Se consideran leves y tienen una sanción de entre 90 y 300 euros, aunque la media es de 120. De las pintadas en los monumentos se encarga el servicio de Conservación de Esculturas y Monumentos. Los casos de vandalismo en el patrimonio público son múltiples. El último, la «decapitación» de la estatua de la Puerta de Jerez. Esculturas como la de la Duquesa de Alba son uno de los objetivos recurrentes del vandalismo. En 2010, el Consistorio estableció un catálogo con 1.362 bienes culturales como guía de un plan especial de protección del patrimonio. Se estableció que el vandalismo es la primera causa del deterioro de los monumentos de la capital hispalense.
Esta entrada fue publicada en Hemeroteca del proyecto y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.