La estatua del Cid estará cuatro meses tapada con lonas decorativas

La rehabilitación arranca en unos días y durante ella el monumento se cubrirá con fotografías históricas.

Volverá a nevar sobre el Cid Campeador, aunque sólo en una fotografía. La estatua del Cid en el Prado se someterá en los próximos días a una profunda restauración, para lo que se tapará alrededor de cuatro meses con unas lonas decorativas. En ellas se mostrarán, por ejemplo, el monumento cuando nevó en 1954 y fotos de personas anónimas. Además, empezará una campaña para difundir los trabajos y la historia de esta estatua de 1929.

La Gerencia de Urbanismo adjudicó estos trabajos y la restauración de la fuente de la calle Judería a Metis, Conservación y Restauración SLU, por 40.513 euros y está prevista que esta misma semana puedan comenzar.

Según el Ayuntamiento, las obras tienen como objetivo la conservación y la protección de la estatua a fin de devolverle su imagen exterior y realzar sus valores tanto artísticos como estéticos. Así, los trabajos de conservación del Cid se complementarán con la renovación y mejora de su alumbrado artístico.

Los trabajos de conservación consistirán en la limpieza química de la escultura (con manchas rojizas) y del pedestal, la estabilización de las pátinas del bronce y su protección con cera microcristalina. En cuanto al pedestal, se procederá al saneado de las fisuras, a la reintegración de los volúmenes perdidos y a su protección con tratamiento antigraffiti.

El monumento al Cid está realizado en bronce y representa a Rodrigo Díaz de Vivar portando una lanza embanderada en el brazo izquierdo, mientras que de su cintura prende su famosa espada Tizona. Esta estatua fue realizada y donada a Sevilla por la norteamericana Anna Hyatt Huntington en 1929, quien realizó varias esculturas ecuestres del Cid en mármol y bronce, todas idénticas, regalando la primera a Sevilla. Las restantes copias se reparten entre la Hispanic Society of América en Nueva York, en el Museo de la Legión de Honor de la ciudad de San Francisco y en San Diego, en Balboa Park, ambas en California. En España existe una segunda, en la plaza de España de Valencia, también regalada por la escultora, mientras que la séptima obra ecuestre de Rodrigo Díaz está en Buenos Aires, en el barrio de Caballito, como se conoce popularmente a la obra de Anna Hyatt.

http://www.elcorreoweb.es/sevilla/155035/estatua/cid

Esta entrada fue publicada en Hemeroteca del proyecto y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.