¿Qué hacemos con los fragmentos que se desprenden?.

La realización de los planos y la toma de fotografías generales y detalladas de la Cruz nos permite tener controladas todas las partes que la conforman. Hay piezas tan fragmentadas que al tocarlas se desprenden y otras que están en claro riesgo de desplome.

Todas las extraemos con sumo cuidado, cumpliendo varios pasos. El primero es fotografiarla, luego se comprueba en el mapa su procedencia, se sigla y se custodia en una bolsa hermética. Las bolsas se ordenan en un depósito que poseemos en nuestra sede a la espera de ser repuestas conforme se avance en la restauración.

8

Esta entrada fue publicada en Diario de restauración. Guarda el enlace permanente.