Programa de catas

El estudio histórico había puesto de manifiesto la necesidad de realizar un programa de catas encaminado a conocer la posible existencia de policromía original. Aunque se tenía la certeza de que en la restauración de 1978 se había pintado completamente sobre una base de minio, era preciso comprobar si existían restos o al menos garantizar lo contrario, es decir, tener la certeza de que no quedaba nada.

Se han realizado catas en distintos elementos para comprobar las capas de revestimiento que poseen y no se ha hallado nada relevante: la capa de pintura externa se adhiere a la pintura de 1978, que a su vez se asienta sobre un preparado de minio que cubre directamente el hierro.

Captura de pantalla 2015-02-02 a las 15.06.17

Las catas vienen a ser como pequeñas ventanitas que se abren sobre la superficie de la obra a través de las cuales, los restauradores observamos las distintas capas superpuestas que se adhieren y a través de ella su propia historia material. Si la obra, en este caso la Cruz, recibió una limpieza generalizada muy abrasiva para recibir una nueva cubrición, el programa de catas nos aporta una información mermada, pues estas limpiezas barrieron por completo las huellas que la historia va dejando sobre su superficie, la pátina.

Captura de pantalla 2015-02-02 a las 15.06.34

El resultado de las catas fueron relevantes para la continuación del tratamiento. Las capas existentes se correspondían con las descripciones de la documentación histórica elaborada previa a la intervención, sobre todo las relacionadas con al intervención en los años 70.

Con el programa de catas se comprobó que la parte superior, el emblema central y el patibulum estaban sostenidos por un delgado vástago, pues la acumulación de agua había corroído el hierro hasta generar una pérdida notoria de su material, para cerciorar la estabilidad de la estructura interna se escogieron una serie de puntos distantes en los que se procedió a retirar algunas piezas con el fin de observar su estado.

Captura de pantalla 2015-02-02 a las 15.06.47

El riesgo de desprendimiento, por lo tanto, se hizo evidente. Ante esto, se hizo necesario el desmontaje de la Cruz.

Captura de pantalla 2015-02-02 a las 15.06.59

Esta entrada fue publicada en Diario de restauración. Guarda el enlace permanente.